La Fashionista Realista

Moda y belleza adaptada para todos

martes

3

mayo 2011

Mi amiga la maquilladora y la técnica del smokey eye

Por , publicado en Sin categoría

¿Te imaginas que una de tus mejores amigas desde la infancia sea maquilladora profesional? Pues yo tengo esa suerte. Se llama Anabelle Castro y lleva años trabajando en esto, en Miami, para una de las más grandes firmas de maquillaje del mundo.

En su última visita por Santo Domingo, aproveché para preguntarle todas mis dudas sobre varios productos: entre ellos, los coloretes en crema, que ya sabes que me encantan.

Lo mejor es que montamos una sesión de maquillaje, donde nos sirvió de modelo mi otra gran amiga Edith Goico. Ella tiene ojos de rasgos achinados, con lo cual la aplicación del maquillaje tiene características especiales.

Anabelle recomendó a Edith la técnica del smokey eye, porque de esta forma no hay que marcar tanto el pliegue del ojo. Puedes jugar con el tamaño del párpado y hacerlo más grande.

El principal error que cometen las personas con ojos de tipo asiático o con poco párpado es intentar reproducir el pliegue del ojo y no difuminar bien la sombra. Se nota falso y se ve muy feo.

Pude grabar nuestra pequeña sesión en vídeo. La verás al final de este post. Pero antes te cuento los pasos que siguió Anabelle para crear un sencillo smokey eye para el día y cómo transformarlo para la noche con unos ligeros retoques.

Smokey eye para el día:

  • Preparar la piel con la base de maquillaje: es muy importante aplicarla con una brocha para trabajar bien el color y conseguir un tono de piel uniforme. Según Anabelle, hay que usar polvo para fijar la base y que dure intacta más tiempo. 
  • Lo siguente es contornear la cara con polvos bronceadores, justo debajo de los huesos de los pómulos, en las sienes y un poco alrededor de la nariz y de la barbilla.
  • A continuación hay que aplicar el iluminador en las zonas que se quiere resaltar: a Edith se lo aplicó en el centro de la nariz, para hacer que se viera más fina, y en la C que forma el recorrido desde arriba de los pómulos hasta las sienes.
  • Seguimos con el colorete: si no sabes dónde colocarlo correctamente, sitúa dos dedos verticalmente junto a tu nariz y a partir de ahí aplicas el color, degradándolo hacia la zona trasera de las mejillas. 
  • Smokey eye: lo primero es extender una base para párpados que fije el color y lo haga ver más intenso.
  • En la raíz de las pestañas superiores, utiliza un delineador negro. Haz una línea gruesa y con un pincel la difuminas hacia arriba por todo el párpado hasta la zona del pliegue del ojo.
  • Rellena esa área, de forma uniforme, con el color que vayas a utilizar para el ahumado. En el caso de Edith, Anabelle usó un marrón oscuro, que es un color muy versátil y va con casi todo.
  • Difumina. Es muy importante. No pueden quedar lineas marcadas.
  • Aplica una sombra para iluminar justo debajo de las cejas.
  • Rellena las cejas si lo necesitas.
  • Emplea máscara de pestañas: un par de capas.
  • Utiliza un pintalabios de color nude… y ya estás lista para el día.
Smokey eye para la noche:

  • Hay que usar tres elementos para subir un poco el tono del maquillaje: un delineador para rellenar la parte interior del ojo, una sombra negra y un gloss.
  • Coloca la sombra negra en la zona exterior del párpado, dependiendo de la intensidad que quieras conseguir y difumina para que el marrón oscuro del día quede perfectamente mezclado con el negro de la noche.
  • Rellena la parte interna del ojo con el delineador negro, tanto arriba como abajo.
  • Aplica un lipgloss. También puedes utilizar un color más vivo para los labios, depende de tus gustos. Con estos retoques ya tienes un logrado look nocturno.



Si quieres ver cómo fue la sesión de maquillaje y comprobar, paso a paso, el trabajo de Anabelle, aquí está el vídeo.
Gracias a mis amigas Anabelle Castro y Edith Goico por protagonizar este post. Las quiero.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *